Acerca de la quinua

Bolivia pionero en producción y exportación de quinoa a nivel mundial

Zonas productoras de quinua en Bolivia

La principal zona de producción en el país es el altiplano, particularmente el altiplano sur, donde se cultivan grandes extensiones destinadas a la exportación, y por sus condiciones agroecológicas no es posible desarrollar en forma extensiva otro cultivo. La zona más importante de expansión del cultivo es el altiplano central, mientras que en el altiplano norte las superficies son de menor extensión y existe una mayor diversidad de cultivos. Otras zonas importantes de expansión son los valles interandinos, donde los suelos son más fértiles y se obtienen mejores rendimientos; sin embargo, es muy difícil lograr cultivos orgánicos. Las zonas nuevas de interés de cultivo son la Puna semiárida y árida, según clasificación de Liberman (1992) e Ibisch y Mérida (2003) y los Llanos Orientales, donde se pretende adaptar variedades para los cultivos de invierno que puedan entrar en rotación con la soya.

Una llanura rodeada por las cordilleras andinas oriental y occidental, el Altiplano Sur de Bolivia se extiende entre los 3.600 y los 4.100 msnm. En esta región, el promedio de la temperatura máxima es de 16,6 °C y de temperatura mínima -6,4 °C. La precipitación pluvial llega a un promedio de 165 mm al año; existen 39 días de lluvia al año y 183 días de heladas. Los vientos son predominantes del sud-oeste y registran una velocidad promedio de 16 km por hora (en agosto, época ventosa). La región se caracteriza por sus suelos arenosos, sueltos y salinos – con excesiva presencia de sales, un pH entre 7,1 y 8 y baja materia orgánica – muy susceptibles a la erosión.

En el altiplano sur hay 14.426 familias productoras de quinua registradas en 351 comunidades. Habitualmente viven 6288 familias (43,6%) en las comunidades. Mientras que 8138 (56,4%) viven, por lo general, fuera de ellas y residen en las comunidades de forma temporal en la época del cultivo. A estas últimas, contradictoriamente, se las denomina “residentes”. Sin embargo, estos 14.426 productores que representan sólo el 20,6% del total estimado de productores de quinua en el país (que serían alrededor de 70.000) por su orientación mercantil exportadora basada predominantemente en relaciones capitalistas de producción y con altos niveles de maquinización de la producción, cultivaron, en 2009, 49.028 ha, es decir el 81,8% del total nacional cultivado ese año y produjeron 28.061 t, que representaban el 82,1% del total de los volúmenes de producción alcanzados entonces a nivel nacional y que ascendió a 34.156 t (CEDLA, 2013).

Proceso de cultivo de la quinoa en Bolivia

Preparación del suelo

Esta labor es de alta importancia para el establecimiento de la parcela de quinua, la mala preparación repercute y afecta el rendimiento del cultivo y, al mismo tiempo, puede aumentar el daño a las plantas ocasionado por las sequías y heladas en razón del poco vigor alcanzado en su desarrollo.

En el altiplano sur la mecanización de esta labor predomina respecto al sistema tradicional. En los altiplanos centro y norte el cultivo sigue en rotación a la papa y se aprovecha la preparación del suelo del año anterior sea mecanizado o tradicional, aunque por el precio de la quinua se están habilitando y preparando suelos bajo el sistema mecanizado, donde la quinua se establece como primer cultivo. En los valles interandinos, prevalece el sistema tradicional respecto al mecanizado.

Siembra

La siembra es una de las labores culturales más importantes, porque de ésta depende la emergencia de plántulas que tendrá incidencia en la densidad de plantas por superficie cultivada y, finalmente, en el rendimiento a obtener. La siembra en el cultivo de la quinua se puede realizar en diferentes épocas, dependiendo del lugar, humedad del suelo y características de la variedad, factores importantes que determinan el tipo de siembra tradicional o mecanizada.

En el altiplano sur la época de siembra del cultivo de la quinua se realiza desde fines de agosto, sin embargo, la variabilidad del clima y los cambios en el régimen de lluvias han hecho que las fechas de siembra se vayan moviendo a septiembre y octubre, pudiendo llegar en algunos casos a noviembre, por lo que se requiere variedades precoces con características de grano grande, con rendimientos atractivos, que garanticen la producción dentro del ciclo productivo hasta mediados de diciembre. En los altiplanos centro y norte la época de siembra es entre los meses de septiembre, octubre y noviembre, dependiendo de las lluvias.

Plagas y enfermedades del cultivo

El cultivo de la quinua es afectado por una amplia gama de insectos durante sus distintas fases de desarrollo vegetativo, habiéndose identificado hasta el momento alrededor de 17 especies de insectos que concurren al cultivo de la quinua. Entre las plagas de mayor importancia económica se encuentran la polilla de la quinua y el complejo ticonas (Saravia y Quispe 2005), las pérdidas ocasionadas por estas plagas pueden oscilar entre un 5 a 67%, con un promedio de 33,37 % en el altiplano sur y entre 6 a 45% en el altiplano centro, con un promedio de 21,31%.

Por otra parte, varias enfermedades de origen fungoso y bacteriano atacan a la quinua, sin embargo, la más importante y más estudiada es el mildiu. El mildiu causa grandes pérdidas en rendimiento de grano de quinua especialmente cuando las lluvias se concentran en período corto de tiempo (Bonifacio, Alcon et ál., 2013). Las pérdidas causadas por el mildiu puede alcanzar hasta 58% en variedades parcialmente resistentes y causar pérdida de 100% en ecotipos susceptibles (Danielsen y Ames, 2000).

Cosecha y poscosecha

La cosecha y poscosecha son actividades de alta importancia en todo el proceso productivo del cultivo de quinua. De estas actividades dependen la calidad de grano, la incorporación de materia orgánica al suelo y la reducción de los costos de procesamiento del grano. La cosecha y poscosecha comprenden las labores de corte, secado, trilla, venteo y almacena miento del grano. Con la aplicación de buenas prácticas en estas labores se logra obtener un grano que cumple con los parámetros de calidad.